• Joanne Rodríguez Veve

A favor del viento Proyecto Dignidad


En contra de la marea, pero a favor del viento quedó inscrito el nuevo partido político Proyecto Dignidad. Como muchos, cuando sus fundadores anunciaron que comenzaban la titánica gestión de inscribir la colectividad, comencé a seguirle los pasos para ver si su oferta política me resultaría atractiva. Y así, según el tiempo les fue brindado el espacio para comunicar cuáles son los principios que guían la ruta del país que quieren reconstruir, me sentí identificada con sus postulados. Sin embargo, sentirme identificada fue insuficiente ante el constante murmullo vociferante de mi conciencia recordarme que queda mucho más por hacer desde la esfera, ya poco atractiva pero necesaria, de las estructuras políticas. Y así, apostatado a la esperanza que genera la vida nueva, aposté al nuevo partido. Pero no lo hice porque fuera nuevo, como si el elemento de novedad fuera la garantía de que sería mejor que las alternativas existentes, sino por lo que creen. ¿En qué creen? En colocar al ser humano y a la familia en el centro de la acción política; en un gobierno que tenga como norte la consecución de la justicia social y el bien común, fundamentado en el respeto a la vida y en el reconocimiento de la dignidad intrínseca de la persona, tanto en su dimensión individual como colectiva. Estas son sus zapatas, construidas sobre roca, para edificar el país que todos merecemos. Se trata de un partido que tiene clara la urgencia de reconstruir una economía productiva, que promueva el empresarismo responsable y le permita a todos tener una vida digna fruto del trabajo; que no titubea en declarar que los servicios de salud, seguridad y educación deben ser reconocidos como esenciales; que reconoce la importancia de un proyecto educativo exitoso, público y libre de ideologías; que no teme en auditar la deuda para adjudicar responsabilidad; que busca trasformar nuestra cultura política para que el criterio de selección de los funcionarios sea el mérito y no la recompensa político-partidista; que cree en la protección de los derechos individuales, incluyendo la salvaguarda de la libertad de religión y de conciencia frente a los fuertes ímpetus laicistas; que valora la cultura como rasgo distintivo de nuestra identidad colectiva; y que cree en la autodeterminación política de Puerto Rico como imperativo de la dignidad. En fin, lo veo claramente, Proyecto Dignidad cree en promover y fortalecer una cultura de vida en todos los órdenes de nuestra sociedad. Estoy convencida: ¡Solo la vida genera esperanza!

© JoanneRodriguezVeve.com

Comité Amigos Joanne Rodríguez Veve, 2020